Anticonceptivos en el Champú

Anticonceptivos Shampoo Cuando las personas comienzan con problemas capilares, gran parte de ellas se sumerge en el enorme caudal de información con que cuentan en la red buscando allí respuestas, y sacan de allí conclusiones de acuerdo al juicio personal.

Muchas veces esas conclusiones son demasiado precipitadas y otras veces, ni siquiera parecen ser “conclusiones”.

No está mal adquirir conocimientos, nuevos datos a la vida de una persona, nuevos saberes. Todo lo contrario, siempre y cuando se sepa y se tenga conciencia de qué es lo que se hace con lo que uno recibe.

Resulta alarmante notar que mucha gente, cada vez más, es capaz de largarse a realizar tratamientos para luchar -en este caso particular contra la alopecia- contra diversas enfermedades usando múltiples medicamentos, recetas o remedios, sin tomar conciencia ni reflexionar sobre las consecuencias nefastas que este modo de proceder puede acarrear en la vida de una persona.

Nada reemplaza al médico, al dermatólogo, al endocrinólogo, al gastroenterólogo. Cada ser humano es diferente y cada caso merece una atención personalizada específica y precisa.

Por eso, sea por su pérdida de cabello o por cualquier otro asunto que merezca un tratamiento y en el que necesite informarse, nunca deje de concurrir en primer término al profesional especialista, que le dirá con conocimientos comprobados las pautas de lo que corresponde hacer ante la enfermedad o el malestar que lo aqueja.

Es remarcable el modo como se trata la información referente al tema de los anticonceptivos en el shampoo y tiene relación con lo antedicho.

En general se observa que a esta mezcla se la incluye entre los posibles y probables “remedios caseros y tratamientos naturales contra la caída del cabello“.

Junto a este, y como si uno pudiera incluir en la lista cualquier cosa, sin ninguna responsabilidad por lo que se sugiere, se agregan cosas como “Fenogreco y leche de coco”, “Enjuague de vinagre de manzana y té de salvia”, “Enjuague de zanahorias y coco”, “Aceite esencial de almendras dulces”, etc, etc, y, claro, entre estas soluciones se sugiere “Agregar pastillas anticonceptivas en el champú“.

No estamos diciendo que en esa lista no pueda haber algo que realmente sirva como complemento natural y beneficioso para el organismo. El problema es hablar de un modo tan liviano de cosas tan importantes como el uso de anticonceptivos, sin especificar y fundamentar y encima mezclarlo con otras opciones, que son de otro orden y quizás sí inofensivos para la salud.


¿Qué sabemos sobre el uso de anticonceptivos en el champú?

Algunas personas que han hecho la prueba de mezclar en el shampo píldoras anticonceptivas dicen haber notado algunas diferencias: que el cabello les ha crecido “de un modo increíble”, que se les ha hecho “más fuerte”, que está “mucho más brillante”, que trae rápidos beneficios, etc.

También hay una gran cantidad de personas que lo han experimentado y no han obtenido ningún resultado favorable.

No suelen aparecer profesionales que recomienden abiertamente el uso de anticonceptivos en el shampoo, más bien parece ser una “solución” generada en el boca a boca de los usuarios. Una creencia que fue creciendo con el tiempo.

Si fueran tan importantes sus resultados, los especialistas saldrían a comentar más esta alternativa, pero no es lo que se ve.

Se habla mucho de “mito”, de humorada, de absurdo rumor infundado y de falta de pruebas creíbles y duraderas. Lo cierto es que lo que quizás más deba importarnos sea la opinión del especialista.

Los médicos afirman que es casi nula la penetración de estrógenos por vía dérmica si se mezclan las pastillas anticonceptivas pulverizadas en el shampoo.

Es verdad que el principio activo de las pastillas anticonceptivas es el de contrarrestar mediante los estrógenos la acción de los andrógenos, lo que trae como consecuencia la detención de la caída del cabello, pero como hemos dicho antes, no tiene efectos a nivel tópico si se la aplica del modo señalado.

Para que sea posible su eficacia a nivel tópico y se pueda actuar en los folículos pilosos –es decir, para lograr que la solución atraviese la dermis- es necesario que los estrógenos se disuelvan en una solución hidro-alcohólica, y así probablemente se obtendrían resultados.

Sin embargo, conociendo los efectos secundarios comprobados que pueden generar las soluciones hidro-alcohólicas de estrógenos en sangre, es mejor desistir por completo este tipo de solución.

Efectos secundarios que superan ampliamente a los del Finasteride y Dutasteride, por ejemplo.

¿Y entonces?

Entonces no, mejor seguir intentando con los recursos más genuinos y seguros, aquellos que podemos controlar y que hayan sido ya testeados y recomendados profesionalmente.

Aparentemente no trae demasiadas consecuencias colaterales el preparado champú-anticonceptivos, puesto que está demostrado que no se produce una importante penetración de la capa dérmica.

Y en el caso de la solución hidro-alcohólica que sí permitiría la penetración de la solución y traería algunos resultados, ya sabemos que por otro lado sus efectos secundarios pueden ser muy complicados. De modo que no, tampoco va por este lado ninguna solución.

¿Para qué improvisar? ¿Para qué dejarnos llevar por lo que dice el vecino? ¿Por qué no tomar las cosas en serio y cuidar nuestra salud?

Si a pesar de todo, quisieras hacer la prueba, no dejes de consultar antes a un especialista.

Nosotros no recomendamos los anticonceptivos en el champú como solución a la caída del cabello.



























En Sintesis
Los anticonceptivos en el champú no funcionan por la sencilla razón que no penetran la dermis. Por más que destruyamos las pastillas hasta hacerlas polvo y hagamos un batido con el champú, no tendremos resultado alguno.

En caso que lográramos hacer penetrar el producto utilizando una solución hidro-alcohólica, los efectos colaterales serían mucho más graves que los del Dutasteride. No tiene sentido intentarlo.

Te sugerimos mantenerte lo más lejos posible de este tipo de “soluciones”. No recomendamos bajo ningún concepto utilizar anticonceptivos en el champú.