Trasplante Capilar

Dependiendo la zona donde te encuentres, escucharás nombres muy parecidos que hacen referencia a los trasplantes capilares: implantes capilares, transplante capilar, transplante de pelo, trasplante de cabello, injertos capilares, microinjerto capilar o implante de pelo.
A pesar que se utiliza muy a menudo, la palabra transplante no está incluída en el diccionario de la Real Academia Española.

Muchas personas consideran que no vale la pena una intervención quirúrgica con el único fin de recuperar el cabello. Tal vez imaginen que el riesgo es demasiado alto o que la intervención podría ser dolorosa, que los resultados no son naturales o simplemente no están dispuestos a desembolsar tanto dinero para verse nuevamente con cabello.

El tema es bastante extenso y -de manera arbitraria- decidimos comenzar por el final: las técnicas modernas y eficaces. Si quieres conocer la historia de los trasplantes, las técnicas obsoletas o las cosas que no recomendamos, puedes acceder a los temas relacionados desde el cuadro que se encuentra a la derecha bajo la leyenda de “Vínculos Relacionados”.

Técnicas Modernas: Trasplante de Unidades Foliculares


Cada uno de nuestros cabellos nace y crece dentro de una raíz llamada folículo piloso.
Si observamos la superficie de cuero cabelludo bajo el microscopio, podremos ver que los cabellos su juntan -de manera natural- en pequeños grupos denominados “Unidades Foliculares”. Estos grupos están compuestos por uno, dos, tres y en raras ocasiones, por cuatro folículos pilosos.

En esta ilustración podemos observar tres grupos de cabellos que pertenecen a distintas unidades foliculares. Cada cabello tiene su folículo y cada folículo su propia unidad folicular.

El trasplante de unidades foliculares es una técnica que consiste en extraer las unidades de una zona (donante) y colocarlas en otra (zona receptora). Si bien decirlo es simple, hacerlo requiere verdadera habilidad y paciencia por parte del cirujano.

Cuando uno estudia las técnicas de pintura de las diferentes épocas, disfruta mucho más un buen cuadro que una persona que ignora por completo el arte. Lo mismo sucede con la técnica de trasplante de unidades foliculares: si conoces el procedimiento, logras apreciar de verdad el trabajo del cirujano. En algunos casos, el trabajo final parece más una obra de arte que una intervención quirúrgica.

En este tipo de cirugía, la técnica para implantar las unidades foliculares es siempre la misma y sin embargo, la forma de extraerlas varía de acuerdo a las posibilidades del paciente y al criterio del cirujano. Hasta el momento, existen dos técnicas para extraer las unidades foliculares. Una se llama FUSS y la otra, FUE.

FUSS: Follicular Unit Strip Surgery


En esta técnica se remueve una tira de cuero cabelludo del área donante (nuca) y mientras el cirujano sutura la herida, los ayudantes extraen (con ayuda del microscopio) cada una de las unidades foliculares que serán implantadas.

En poco tiempo, la cicatriz del área donante queda cubierta por el cabello que la rodea y si bien existe una marca, será imperceptible a menos que el paciente rasure la zona. Se suelen trasplantar entre 1500 y 4000 unidades foliculares por cada intervención.

Luego de rasurar el área donante, se hace un corte con bisturí formando una “tira” de cuero cabelludo.
La “tira” con las unidades foliculares se extrae e instantáneamente se sutura la incisión.
La cicatriz, quedando cubierta por el cabello que la rodea, será invisible en poco tiempo.
En la misma intervención, se coloca la tira bajo el microscopio para extraer cada unidad folicular.
Las incisiones donde se implantan las unidades son verdaderamente pequeñas, por eso es que -en una buena cirugía- se torna imposible detectar la diferencia entre un cabello original y uno trasplantado.



FUE: Follicular Unit Extraction


En este caso, el procedimiento es mucho más complejo ya que no existen cortes de ninguna clase. Para extraer los folículos, el cirujano no utiliza bisturí sino una herramienta especial con la que remueve cada unidad folicular directamente desde el cuero cabelludo.
De alguna manera, extrae “bocados” de cuero cabelludo y cada uno de ellos contiene una unidad folicular. La ventaja es que no quedan cicatrices de ningún tipo, incluso en pacientes que deciden rasurar su cabeza. No hay tiras ni cortes, solamente pequeños bocados que luego de la cicatrización, desaparecen.

En esta ampliación podemos apreciar claramente la distancia entre los bocados extraídos por el cirujano. Es claro que en pocas semanas, los cabellos vecinos cubrirán por completo el área y toda marca que pudiera existir será absolutamente imperceptible.

Si bien esta técnica parece superior a la anterior, hay que tener en cuenta que es mucho más costosa, la cantidad de cabellos trasplantados es menor (2000 como máximo por sesión) y el procedimiento lleva más tiempo.

Luego de rasurar la zona donante, el cirujano aísla el cabello que quiere extraer y con la ayuda de una herramienta, produce una pequeñísima incisión alrededor del folículo.
El proceso se repite varias veces y luego, por medio de una pinza extrae las unidades foliculares que serán implantadas.
Una vez retirados los folículos del área donante, el cirujano produce cientos de incisiones (más pequeñas que la cabeza de un alfiler) donde finalmente coloca las unidades foliculares.


Ambos métodos son buenos. Los dos funcionan bien pero el coste por cabello trasplantado es muy superior en la técnica FUE. Si piensas hacerte un trasplante y no te decides por un método u otro, te sugerimos ver personalmente a dos personas que hayan sido intervenidas con cada una de las técnicas.

Seleccionando un Profesional

Asegúrate que los trasplantes sean exclusivamente de unidades foliculares. Los injertos, reducciones de alopecia (reducciones capilares) o colgajos quedan verdaderamente antinaturales.

Solicita varias fotografías de pacientes antes y después de la cirugía. Los centros con experiencia han operado de manera exitosa a muchas personas. Si te enseñan únicamente una o dos fotografías significa que en realidad, no tienen la experiencia suficiente o quizá su especialidad no sean los trasplantes capilares.
Mejor aún sería que te presenten algún paciente así puedes ver exactamente cómo le ha ido.

Pregunta si necesitarás más de una intervención para lograr un buen resultado. Es importante saber esto de antemano, porque muchas personas no quedan conformes con la cantidad de cabello trasplantado. Los resultados pueden ser muy naturales pero si la densidad es pobre, posiblemente no quedes satisfecho.

Muchos cirujanos te propondrán varias sesiones (intervenciones). Lo ideal es una sola, pero si tu alopecia es de un grado muy avanzado, probablemente necesites dos sesiones.

Por cada unidad folicular trasplantada, no puede haber más de cuatro cabellos. Recuerda que las unidades foliculares tienen normalmente entre uno y tres cabellos. Excepcionalmente podrían ser cuatro.

La distancia ideal entre las unidades foliculares implantadas, no debe ser mayor a 1 milímetro. Si te proponen una distancia superior, te recomendamos buscar otro cirujano.

Sería ideal que puedas echar un vistazo a la sala de operaciones. En una clínica capilar, la sala está preparada exclusivamente para trasplantes capilares o reparaciones de trasplantes mal hechos.

 FUSS / FUE 

Si bien las fotos son reales y el resultado final es excelente, por cuestiones de marketing la foto de “después” suele tomarse desde un ángulo diferente, lo cual mejora -un poco- el resultado.
Esto no significa que las fotos estén retocadas ni mucho menos, pero así como se fotografía una modelo publicitaria, aquí también se busca el mejor ángulo para causar una impresión aún mejor.


Aclaración: algunos gráficos/fotografías de esta sección pertenecen a Alvi Armani, que gentilmente nos autorizó a colocarlas en nuestro sitio. Es importante recalcar que no existe ninguna relación entre nosotros y ellos.
Recomendamos a Alvi Armani tanto como a cualquier otro cirujano que trabaje con estándares similares.





En Sintesis

Posoperatorio

Durante la primera semana, la zona donante (FUSS) se siente tirante e incluso puede molestar un poco. Algunas personas sienten todo el sector como si estuviera adormecido.
En la zona implantada comienzan a formarse costras y pueden aparecer algunos sectores enrojecidos.
La zona frontotemporal suele hincharse y en muchos casos, la hinchazón llega hasta la cara. De todos modos, esto no dura más que una semana.

Al séptimo u octavo día la zona donante ya no molesta, a lo sumo se percibe una menor sensibilidad.
En el área implantada, gran parte de las costras habrán desaparecido. Si aún existe hinchazón, es muy leve y no molesta.

A las dos semanas, se remueven los ganchos que sujetan la zona donante. Las costras habrán desaparecido totalmente y comenzarán a crecer los cabellos implantados.

Antes del segundo mes, el cabello trasplantado cae mientras los folículos permanecen en la fase telógena.
En muchos casos, la zona donante continúa enrojecida y con poca sensibilidad. El cabello alrededor de la cicatriz comienza a cubrir toda marca visible.

Entre el segundo y cuarto mes, el cabello que no fue trasplantado pero se encuentra en el área receptora tiende a caerse. Digamos que los cabellos “vecinos” a los implantados probablemente se caigan. No hay que alarmarse, es absolutamente normal.
La zona donante recupera la sensibilidad y el enrojecimiento comienza a desaparecer.

A partir del cuarto mes, el cabello trasplantado comienza a crecer. Al principio es muy fino pero su calidad cambiará drásticamente en los próximos meses. La zona donante se encuentra normal. No se observa enrojecimiento ni perdida de sensibilidad.

Aproximadamente al quinto mes, el cabello “vecino” que cayó comienza su fase de crecimiento. En los siguentes meses estará completamente recuperado.

A partir del octavo mes se percibe un cambio en la textura del cabello, comienza a engrosarse y los resultados del trasplante se hacen verdaderamente visibles. El cabello “vecino” también se recupera.

Recién cuando haya pasado aproximadamente un año y medio, podrás ver los resultados definitivos del trasplante.

Conclusión

No hay dudas que el trasplante capilar es un método efectivo y definitivo contra la caída del cabello. Demuestra claramente que las causas de la caída no tienen que ver con la irrigación sanguínea ya que las unidades foliculares trasplantadas, están exactamente en el mismo lugar que aquellas afectadas por la alopecia.

Sea como sea, el trasplante funciona. Si la caída del cabello es un problema en tu vida y el pensamiento se torna demasiado recurrente, aquí tienes la primera solución que de alguna forma, “cura” la Alopecia.

Si tienes dudas, consulta el Foro de Alopecia y pregúntale a otras personas que han sido intervenidas.