Vitaminas y Minerales para el Cabello

Vitaminas La salud capilar depende, en buena parte, de la alimentación que implementamos en nuestra vida cotidiana.

¿Qué debemos comer para que nuestro cabello esté sano, con brillo, sedoso, libre de caspa y seborrea y para que las condiciones que nosotros le brindamos sean las ideales con el fin de favorecer un crecimiento saludable?

Quizás, si prestáramos mayor atención a las vitaminas y minerales fundamentales que nuestro cabello necesita para estar sano no necesitaríamos, en muchos casos, de esos otros “extras” con los que después intentamos suplir los desbalances alimentarios debidos a dietas deficientes.

Nos referimos a las vitaminas y los minerales que necesita nuestro cuerpo. De todos aquellos nutrientes que no pueden faltar en nuestro organismo.

Dentro de la dieta más adecuada para tratar la caída del cabello hay que considerar qué porcentajes de macronutrientes corresponden en cada caso. Entonces, se sugiere que la mayor parte de los mismos sean hidratos de carbono (un 48%), un 35 % de lípidos, y un 17% de proteínas.

Siempre, para asegurarnos de que esa dieta que emprendemos está equilibrada, debemos consultar a un nutricionista que ajuste ese plan alimentario a nuestras necesidades.

Pasemos, entonces, a las vitaminas y minerales.

Vitaminas del grupo A

La encontramos en: los pescados, la leche, los huevos, la manteca, el hígado y vegetales de coloración verde oscuro.

Esta vitamina es también muy importante para el fortalecimiento del cabello y actúa estimulando su crecimiento de manera natural y sana.

La vitamina A actúa también regenerando tejidos y entre ellos, por supuesto, el del cuero cabelludo. En necesario equilibrar el consumo de vitaminas A porque su exceso puede provocar el efecto antagónico: la pérdida del cabello.

Al contrario, la falta de vitaminas A, da sequedad al cabello y piel áspera.

Vitaminas del grupo E

Vitaminas La encontramos en: los frutos secos, en diversos vegetales, en huevos, en cereales, en las nueces, en verduras de hojas verdes, espinaca, brócoli, en la soja, en los repollitos de Bruselas, en el germen de trigo, en diferentes aceites vegetales.

Esta vitamina favorece al sistema inmunológico, aumenta la capacidad de renovación y crecimiento del cabello, ayuda a fortalecerlo, tiene una función tonificante del mismo, aumenta el consumo de oxígeno y refuerza la circulación sanguínea.

Todos estos datos dan como resultado que la vitamina E es una de las más importantes en lo referente a salud capilar.

Vitamina H (Biotina)

La encontramos en: levadura de cerveza, en el huevo, arroz, leche, hígado, cereales como la avena, el maíz y la cebada, en la soja.

Es buen suplemento de la vitamina B ya que forma parte del grupo de estas vitaminas.

Interviene interceptando la generación de grasa en el cuero cabelludo, protegiendo al cabello contra la caída y protege al cabello dándole mayor elasticidad y previniéndolo del quiebre y la resecación.

Interviene en la producción de queratina. La queratina cuida del color del cabello y a su vez ayuda a evitar la caída.

La queratina es útil también para las uñas y piel.

Vitaminas del grupo B

B5-ácido pantoténico ayuda a evitar la pérdida de la coloración capilar y a impedir la caída del cabello. La encontramos en: levadura de cerveza, yemas de huevo, vísceras, cereales integrales.

Las vitaminas necesarias más importantes para los procesos metabólicos del cabello son las del grupo B, especialmente el ácido pantoténico o vitamina B5 la biotina o vitamina B8.

B6: la encontramos en los vegetales, en la levadura de cerveza, en los cereales integrales, en los huevos, en el hígado y vísceras animales en general. Interviene en la prevención para evitar la caída del cabello y es productor de melanina, que es la sustancia que da color al cabello.

Ácido nicotínico (B3), la encontramos en: la levadura de cerveza, germen de trigo, pollo, pavo, pescado y carne.

Vitamina B 3. Fuentes: pollo, pescados, carnes, levadura de cerveza.Estimula el crecimiento del cabello y hace aumentar la circulación sanguínea.

Vitaminas del grupo C, ayudan a mantener el cabello fuerte y la piel sana. En dónde la encontramos: fresas, pimientos verdes, cítricos, hortalizas verdes, patatas, kiwis, melón, ananá. La dosis recomendada

Minerales

Todos estos minerales, el cobre, el potasio, el zinc, el selenio y el hierro son de gran importancia para tener un cabello saludable y bien nutrido.

Zinc: lo encontramos en maní, mariscos, levadura de cerveza, huevos, ostras, germen de trigo. Estimula la reproducción celular, el crecimiento y la reparación del tejido del cabello. Está especialmente indicado para aquellos que tienen cabello sin brillo y de textura fina.

Magnesio: ayuda en los procesos metabólicos de energía, tanto como a la salud del cabello y a los huesos. Sirve para higienizar el cabello y ayuda en las interacciones del cuerpo y la acción química.

Ácido Linoleico: fundamental para lograr un cabello fuerte, con brillo y sano. A este aceite lo encontramos en la soja, en el girasol y en el aceite de trigo.








En Sintesis
Una dieta que tenga en cuenta todas las vitaminas y minerales que nuestro organismo necesita para la salud en general, será una dieta que contribuya también de manera importante para la salud de nuestro cabello.

Para emprender un tratamiento contra la caída del cabello siempre es bueno prestar atención a la alimentación que venimos teniendo, ya que si bien es cierto que la caída casi siempre se debe a cuestiones genéticas, muchas veces la mala alimentación, con la consecuente falta de nutrientes que nuestro cabello necesita, pueden actuar favoreciendo el proceso de alopecia.

Qué es aquello que debemos comer para tener una dieta equilibrada es algo que no debe quedar por fuera de la supervisión de un nutricionista.