Minoxidil vs Finasteride

Todos sabemos que ambos productos son buenos para combatir la Alopecia, pero tienen resultados distintos en diferentes personas. Los dos ayudan a detener la caída del cabello y sin lugar a dudas, en muchos casos fomentan el crecimiento. Entonces, ¿cuál es mejor para mi caso?

En realidad, no tiene porque existir una disputa entre ambos ya que tanto su accionar como su modo de uso, son totalmente diferentes. El Minoxidil es una loción se aplica de manera local, directamente sobre las áreas afectadas del cuero cabelludo.

Todavía se desconoce el mecanismo exacto de acción del Minoxidil, pero hoy día se supone que actúa estimulando la apertura de canales de potasio, impidiendo que el calcio -que envía la señal a los folículos para que detengan el crecimiento- ingrese directamente a las células.

Por otro lado, el Finasteride o más conocido como “Propecia“, es un comprimido que debe ingerirse a diario. Trabaja inhibiendo la producción de la enzima 5-alfa-reductasa, que a fin de cuentas, es la responsable de la destrucción de los folículos.

Bajo ningún concepto son fármacos que compiten. De hecho, muchas personas utilizan ambos al mismo tiempo obteniendo resultados notables.

Lamentablemente son muchas las personas que se han tratado con Minoxidil sin tener la constancia suficiente. Suele ser el primer tratamiento que se intenta, pero también es el que primero se abandona.

La razón es muy simple: generalmente se empieza con una loción al 2% y se coloca una vez al día. Luego de uno o dos meses, el paciente -al no tener respuesta- se cansa y detiene el tratamiento.

El Minoxidil al 2% una vez por día, no suele dar resultados importantes. A lo sumo, puede detener la caída de alguien que recién comienza a notar síntomas, pero de ninguna manera te hará crecer el cabello.


En el Foro de Calvicie podrás ver como lo utilizan otras personas, o en la sección de tratamientos para la caída del cabello podrás ver de qué forma puede darte resultados algún fármaco o loción. Recuerda que nunca debes comenzar un tratamiento sin consultar previamente a un profesional.

En el caso del Finasteride, no hay esperar ningún resultado hasta el sexto mes. Si te impacientas o permites que la ansiedad invada tu espíritu, terminarás dejándolo. La idea es comenzar el tratamiento y no pedir nada a cambio hasta que no hayan pasado seis meses.

Lo mejor que puedes hacer es sacarte dos o tres fotos antes de comenzar, y a los seis meses, hacer lo mismo. Cuando compares ambas fotografías -si el tratamiento te ha dado buenos resultados- no querrás dejarlo.

En caso que no hayas hecho ningún tratamiento, intenta comenzar probando una cosa por vez. Así será más fácil para ti saber qué funciona y qué no.

Por último, recuerda que todos los tratamientos requieren unos meses antes de responder. Si eres persistente, tienes altísimas probabilidades de combatir la calvicie.

Los efectos colaterales nos son frecuentes, pero hay casos donde el tratamiento debe detenerse. Es muy importante que jamás exageres con las dosis recomendadas ni intentes probar tratamientos que aún no fueron aprobados por las autoridades locales de tu país.

Lo ideal es informarse, seleccionar un tratamiento o varios y luego consultar con un profesional. Nunca comiences un tratamiento sin consultar previamente a un profesional.






En Sintesis

Minoxidil

Se comercializa en concentraciones del 2% y 5%. Responde a partir del tercer o cuarto mes de uso. Existen muchos laboratorios que lo producen y las marcas más conocidas son: Rogaine, Regeine, Ylox, Lacovin, Kresse, Minoxile, Tricoplus, Locemix y Neoxidil.

Finasteride

Para la caída del cabello, se comercializa en comprimidos de 1 mg. Responde a partir del sexto mes de uso y las marcas más conocidas son: Propecia, Folcres, Renacidin, Andropel, Capilfor, Pelicrep, Tricofarma y Sutrico.