Alopecia Femenina

Lamentablemente, la caída del cabello ha dejado de ser un problema exclusivo del hombre.
Alopecia Femenina La Alopecia Femenina actualmente afecta a un pequeño porcentaje de mujeres entre los 20 y 30 años y a un 30% de aquellas que tienen entre 40 y 60 años.

Pero cuidado y a no alarmarse tan pronto. Las mujeres solemos desesperar -sin sentido- en cuanto notamos un poco de cabello en la tina. La alopecia androgénica femenina tiene características claras y el simple hecho que haya una mayor caída no quiere decir que suframos una alopecia patológica.

Antes de tomar cartas en el asunto y comprar productos que difícilmente ayuden, debes conocer tu tipo de alopecia haciéndote un diagnóstico. ¿Quién mejor que un dermatólogo para hacerlo?


La falta de información hace que el 97% de las mujeres que sufren alopecia intenten detenerla por sus propios medios. Recién cuando han pasado por varios tratamientos sin éxito, se dan por vencidas y acuden a un profesional.

Existen cientos de productos en el mercado que aseguran detener la caída o regenerar el cabello. Es posible que algunos ayuden a mejorar la calidad general o a dar un aspecto más vivo al cabello, pero eso no significa que solucionen de raíz el problema.


Alopecia Androgénica en Mujeres (Calvicie Femenina)

La causas principales de la Alopecia Androgénica son: la predisposición genética, una variación en los niveles de las hormonas endocrinas (andrógenos) y el paso de los años.
Si bien presenta muchas similitudes con la calvicie masculina, estéticamente se ven muy diferentes.

Observando la fotografía podemos apreciar que la Alopecia Androgénica Femenina difiere mucho a la del hombre. El patrón se denomina “Difuso o de Corona”. Los cabellos de la zona frontal se mantienen normales y sin embargo, se cae o debilita el cabello de la línea central.

Concretamente, el cabello es reemplazado por pelo cada vez más fino, lo que permite visualizar parte del cuero cabelludo.

Con la llegada de la menopausia y por la pérdida de la protección estrogénica, el problema suele acentuarse y llega -en algunos casos- a perderse la línea frontal. A diferencia de los hombres, no necesariamente se percibe caída de cabello.

Aquí podemos ver el avance paso a paso de la Alopecia Androgénica Femenina:

Escala Ludwig I

Escala LudWig I

Escala Ludwig II

Escala LudWig II


La última foto (derecha, Ludwig II) no es el último escalón sino uno diferente. Se la denomina Alopecia Frontal.
Las mujeres con Alopecia Androgénica tienen varias soluciones, pero jamás deben considerar un tratamiento sin un diagnóstico previo.

Los fármacos que responden bien para estos casos, son el Minoxidil y algunos tratamientos hormonales (antiandrógenos orales). Generalmente se utilizan antiandrógenos como acetato de Ciproterona en combinación con Etinilestradiol.

Si bien es cierto que en muchos casos la tintura, planchita o distintas lociones capilares colaboran con la caída del cabello, no es verdad para las mujeres que sufren Alopecia Androgénica. No tiene nada que ver una cosa con la otra. Puede que tu cabello se vea peor si recibe un maltrato, pero si sufres Alopecia Androgénica el proceso irá empeorando aunque trates tu cabello con la mayor de las suavidades.

Si estás perdiendo la densidad de tu cabello y crées que puedes sufrir Alopecia Androgénica, te sugerimos apuntar una consulta con tu dermatólogo y evitar los tratamientos que sabemos no funcionan: masajes capilares, láser, etc.

En caso que el debilitamiento del cabello esté acompañado por síntomas adicionales como infertilidad, acné quístico, períodos irregulares o galactorrea, habrá que hacer algunos estudios hormonales.

Otros Tipos de Alopecia:

Alopecia Areata

Se desconoce la causa pero sus síntomas son claros: parches redondos en la cabeza totalmente despoblados de cabello.

Alopecia total (AT) es cuando se pierde completamente el pelo del cuero cabelludo. En los casos de Alopecia universal (AU), se pierde el pelo de todo el cuerpo.

Aún no existen tratamientos totalmente efectivos para este tipo de alopecia. Las terapias que se utilizan con medianos resultados son: luz ultravioleta, corticosteroides tópicos, inyecciones de esteroides o agentes irritantes para excitar a los folículos estimulando el crecimiento del cabello.

Efluvio Telógeno

El término Efluvio telógenico fue acuñado por Kligman en el año 1961. Es la pérdida aguda del pelo tras enfermedades sistémicas crónicas, estrés emocional, enfermedades febriles o parto. En éste último, el efluvio telogénico puede durar hasta 6 meses para luego recuperarse totalmente.

Por Drogas o Fármacos

La vitamina A en grandes dosis, los citostáticos, antitiroideos, el mercurio, el ácido valproico y los anticoagulates, son capaces de producir alopecia.
Cuando la droga se suspende la alopecia desaparece.

Recuerda que nunca debes comenzar un tratamiento sin consultar previamente a un profesional.






En Sintesis
Las causas de la Calvicie Femenina pueden ser muchas y muy diferentes. Para saber que tratamiento funcionará, hace falta conocer la causa de tu alopecia.

Si detectas pérdida de cabello, no desesperes ni comiences tratamientos sin consultar un profesional.

En los casos de Alopecia Androgénica, los dermatólogos suelen recomendar Minoxidil o Antiandrógenos Orales. Jamás comiences un tratamiento de este tipo sin un control previo.

Alopecia Femenina
Muchas veces entramos en crisis al encontrar más y más cabellos en la tina. De verdad no tienes que alarmarte porque existen soluciones. Lo importante es encontrar el tratamiento adecuado, ser paciente y sobre todo, persistente.

En caso que el debilitamiento o pérdida de cabello esté acompañado por síntomas adicionales como infertilidad, acné quístico, períodos irregulares o galactorrea, tendrás que hacer algunos estudios hormonales.

Recuerda: lo mejor que puedes hacer si percibes un debilitamiento pronunciado es apuntar una consulta con tu dermatólogo y evitar los tratamientos que sabemos no funcionan.